Cómo ayudar a tu niño a aprender a leer

Los niños pueden comenzar a desarrollar su capacidad lingüística desde la infancia. No importa cuál sea su primer idioma. Lo importante es hacer plática con el pequeño. Para entender la relación entre las primeras experiencias con la lectura durante la infancia, se puede comparar el lenguaje con un banquito de cuatro patas. Las cuatro patas son el hablar, el escuchar, el leer y el escribir. Las cuatro patas son importantes; cada una ayuda a sostener y equilibrar a la otra.

Según indica la investigación, la mayoría de los problemas en lectura que enfrentan los adolescentes y los adultos hoy, podían haberse prevenido si ellos hubieran recibido la debida ayuda durante la niñez.

Para aprender a leer requiere el dominio de tres habilidades básicas: la sintaxis, la semántica y la fonética.

  • Sintaxis: Se refiere a la forma en que las palabras, las frases y las cláusulas van de la mano para crear frases y párrafos.
  • Semánticaes cómo las palabras y las frases en un grupo se relacionan entre sí.
  • Fonéticaes básicamente comprensión. Se refiere al sonido de las letras y la relación entre palabras escritas y habladas.

 

Sintaxis

He aquí algunas sugerencias para que tu niño desarrolle habilidades de sintaxis:

  • Lee libros con rimas en voz alta. Puedes comprar libros que estén llenos de canciones y rimas infantiles.
  • Mientras lees, sigue las palabras con tu dedo. Esto le muestra a tu niño cómo avanza una frase; que un punto representa una pausa en el flujo de la historia y otras relaciones entre la lengua escrita y hablada.
  • Escribe una carta con tu hijo. Haz hincapié en las diferentes partes de la carta: introducción, oraciones, párrafos y final.

Semántica

He aquí algunas formas de fomentar las habilidades semánticas en de tu hijo:

  • Lee libros que cuenten historias. Los cuentos de fantasía son excelentes para esto.
  • Habla sobre el libro mientras lo lees. Pídele a tu niño que adivine el final de la historia.
  • Mantén el flujo. Si tu hijo está aprendiendo a leer en voz alta, no te detengas a mitad de la frase al encontrarte con una palabra difícil. Si tu hijo se ha detenido ante una palabra complicada, pronúnciala, explica el significado, y sigue adelante con la oración. Esto ayuda a comprender la oración y el resto de la historia. En otra ocasión puedes regresar y revisar la palabra dificultosa.

Fonética

Algunas ideas para fomentar y desarrollar las habilidades fonéticas de tu pequeño:

  • Repasa con tu niño libros con rimas, versos y canciones. Con cada rima, señala las palabras que se parecen y habla de sus significados. Por ejemplo, ¿en qué se diferencian “pato” y “gato”?
  • Usa libros de alfabetopara hablar sobre las palabras que tienen letras iguales y diferentes al principio y al final.
  • Escribe los nombres de familiares y amigos, y pronuncia cada nombre con tu hijo. Agrupa los nombres por orden alfabético.
  • Pídele a tu niño que te lea. Cuando encuentre palabras nuevas o difíciles, pronúncialas y defínelas para él, y deja que te lea la oración de nuevo. Pon atención a los problemas que se repitan con frecuencia.

 

Si su pequeño aún es un bebé, hable con él con frecuencia. Muéstrele las cosas, nómbrelas y hable de ellas. Aliéntele a balbucear o tratar de comunicarse con usted. Cántele canciones y léale rimas infantiles.

A medida que tu niño en edad preescolar aprenda a leer, se desarrollará en todas estas áreas. Sin embargo, la mayoría de los niños empiezan a entender la sintaxis y la semántica antes que la fonética. Por ejemplo, aprenderá que las oraciones en un libro van de izquierda a derecha antes de entender el sonido de la combinación de las letras ‘ch’. Lo mejor que puedes hacer para ayudarlo a crecer en las tres áreas es exponerlo a los libros y a la lectura todos los días. Le puedes leer en voz alta antes de irse a dormir o acudir a la hora de cuentos infantiles en las bibliotecas públicas. También, mientras prepares su cena, simplemente léele una receta.

Lea con su bebé o niño pequeño cada día, aunque sea por un ratito. Conviértelo en un tiempo especial del que él disfruta

¿De qué manera se puede motivar a un niño para leer?

Haz de tu hijo un niño que quiera leer. Para motivarle, léele al principio de un libro y al momento más emocionante pídele que sigua el. También, le puede ofrecer un libro explicándole que la próxima semana verán una película, o pedirle que te ayude a adaptar un libro para hacer una función de títeres.
En otras palabras, no es necesario buscar otros medios que no sean los libros: la literatura infantil muchos recursos. Hay libros para todas las edades: libros sobre el abecedario para aprender el alfabeto jugando, imágenes para descubrir el vocabulario, cuentos de hadas para soñar.

Poco a poco, el niño progresará y adquirirá buenos hábitos.

Es muy importante recalcar que ninguna aplicación de juegos especializados en lectura no pueden sustituir los libros aunque son bastante instructivos si se utiliza de otra manera.

 

 

Cabe la posibilidad de que el niño tenga problemas al momento de aprender a leer, todo depende si está vinculado a problemas psicológicos o sociales. No dudes en consultar a algún especialista si ya antes has recabado opinión de los profesores.

Igual lo que puedes hacer en este caso es tratar de animar al pequeño y preguntar que le gustaría leer. Si le gustaría leer algún cuento o historia donde interactúen dos o más voces.

También lo puedes llevar a una librería para que elija algún libro.

Debes saber que muchos de estos bloqueos son menos graves de lo que parecen. Los niños quieren aprender pero necesitan circunstancias favorables.

 

Debes comenzar a inculcarle la lectura a tu hijo desde muy temprano para poder sembrarle el deseo y el amor por ello. Es muy difícil que un adolescente que no se le ha inculcado el hábito de la lectura sea  en un futuro un gran lector.

Confía en tu hijo y en que se dará cuenta de que la lectura es muy importante, dale un buen ejemplo, tomate el tiempo necesario para cada día contarle un cuento o una historia, recuerde que leer toma su tiempo.