Beneficios de la leche materna

La lactancia es de vital importancia durante los primeros años ya que no hay ningún alimento más completo que la leche. La misma sirve para que los niños crezcan de manera protegida, inteligente, despierta y llena de vida.

La leche materna tiene todo lo que necesita el bebé. Es tan buena que el bebé no necesita nada más. Tiene todas las vitaminas, las grasas y las proteínas que necesita el bebé en cantidad exacta. El bebé es más sano y tiene más defensas…

Esta contiene:

  • Vitaminas: como la A, B, C para que crezca saludable y esté bien protegido.
    • Fósforo y Calcio: para que tenga huesos sanos y fuertes.
    • Hierro: para mantener la energía.
    • Proteínas: para protegerlo contra las enfermedades y para que crezca grande e inteligente.
    • Grasas: Las grasas de la leche materna los protegerán, cuando sean mayores, de padecer enfermedades del corazón y de la circulación. Las grasas de la leche materna también favorecen la inteligencia de los niños.
    • Azúcares: para que tenga energía y para alimentar al cerebro.

El bebé necesita nada más que lactar al nacer, lo más pronto posible, ya que en esos momentos el bebé está más alerta, más despierto y con un instinto de succión activo. La lactancia materna es ideal hasta los 6 meses a partir de ese entonces, se recomienda seguir dando el pecho junto con otros alimentos hasta los 2 años o más, ya que todavía sigue siendo una fuente importante de energía y le sigue aportando muchos nutrientes de calidad y anticuerpos.

El bebé alimentado con leche materna puede tener un menor riesgo de padecer:
  • Diabetes
  • Obesidad o problemas de peso
  • Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)
  • Caries en los dientes
La lactancia materna también es buena para usted:
  • Establecerá un vínculo único entre usted y su bebé.
  • Descubrirá que es más fácil bajar de peso.
  • Demorará el inicio de sus periodos menstruales.
  • Disminuirá el riesgo de enfermedades, como ciertos tipos de cáncer de ovarios y de mama, osteoporosis, enfermedades del corazón y obesidad.

A pesar de que la leche materna es el único alimento que toma el niño en esta etapa, cubre todas la necesidades de energía y nutrientes que necesita el bebé para un óptimo crecimiento y desarrollo, adaptándose a éste en cada momento.

“Nada crea un vínculo emocional más estrecho entre madre e hijo, que el acto amoroso e incondicional de la lactancia”